9 comentarios el “CROSSOVER 4: REV DEAD REDEMPTION

  1. Tengo cientos de telegramas ke dicen:

    SUPERB

    El guiño te lo rekojo, lo envuelvo kuidadosamente y te lo mando hecho abrazo, visualiza man.

    Se me kedan más de mil palabras sin eskribir…por otra parte…

    Talué&visualiza

  2. Mientras los dos hombres hablaban, Rita permanecía expectante a la espera de la respuesta de la figura surgida en la oscuridad.

    – Eres el Diablo- dijo Román.

    – Bingo- dijo el Diablo.

    – ¿Qué?- preguntó Román.

    – Nada, olvídalo. Demasiados tiempos a la vez…

    Hubo un momento de tenso silencio. El Diablo miró a Román fijamente mientras daba otra larga calada a su cigarro. El ruido de la hierba seca ardiendo mientras se consumía en el interior del demonio era el único y estremecedor ruido que se oía en aquella parte del desierto. Parecía que incluso el viento había dejado de soplar.

    – Respondiendo a tu pregunta, te diré que estoy aquí para ofrecerte un trato que no podrás rechazar…

    – ¿Y que te hace pensar que voy a hacer tratos contigo?- dijo Román, sacando toda la valentía que le quedaba.

    “Bien dicho” pensaba Rita que , ni que decir tiene, no osaba a pronunciar palabra.

    – Te aseguro que si no tuviera algo que ofrecerte no me molestaría en venir a buscarte.

    – No pienso hacer tratos con el Diablo. Hasta ahí podíamos llegar…

    – Vamos Román ¿Vas a decirme que tienes miedo? No puedo creerlo. Te advierto que lo que el clero cuenta de mí es más falso que un duro de plástico.

    – ¿Un que de que?

    – Déjalo. Demasiados tiempos a la vez ya sabes. ¿Qué es lo que sabes de mí?

    – Lo suficiente. Se que te rebelaste ante Dios.

    – ¿Y el motivo?- preguntó el Diablo.

    – ¿Por qué te rebelaste?

    – Si

    – Seguramente porque buscabas más poder.

    El Diablo soltó una carcajada.

    – No tienes ni idea. ¿No serás tú el que busca más poder?- le espetó mientras lanzaba su cigarro al vacío. Literalmente al vacío. Antes de tocar la arena se desvaneció. El Diablo alargó su mano hacia Román- Ven conmigo. Te llevaré a un lugar del que no querrás volver.

    – ¿Y si no quiero ir?

    – Lo que tu quieras carece de importancia en este momento.- dijo el Diablo. Hizo un gesto con su mano y sin ningún tipo de pirotecnia especial, Diablo y Román desaparecieron. De pronto Rita se sintió como un bebé desatendido.
    (…)
    – ¿Dónde estamos?- cuestionó Román muy serio.

    – Es una salón recreativo de los años ochenta. De la Tierra. Todo lo que ves son juegos. Porqué. ¿No te gusta el sitio?¿Prefieres un ambiente más cálido?- pero la atención de Román se centraba ahora en la calle. Una moto blanca y verde estaba aparcada frente al local. Era visible a través de los ventanales.

    – ¿Qué es esa cosa con ruedas?- preguntó.

    – Esa cosa es Rita.

    – ¿Rita? Pero eso es…

    – ¿Imposible? No. Verás; en las diferentes realidades los seres adoptan las más diversas formas. Fíjate en ti. Tus ropas han cambiado y el color de tu pelo es diferente.

    En efecto, Román lucía ahora unos extraños y ajustados pantalones azules que parecían tener cuarenta años, una especie de blusa negra con un demonio dibujado y algo escrito con unas letras casi ilegibles y un calzado que haría sonrojarse al más descarado de los bufones Phoenixianos. El caballero se tanteó la cabeza sorprendido del tamaño de sus cabellos, que se había reducido considerablemente.
    (…)
    – Mira. Esto es lo que puedo ofrecerte si me ayudas- dijo el Demonio señalando a una de las pantallas en las que rezaba una advertencia que decía así: “Némesis”

    Román se acercó cauteloso hasta ponerse delante de la pantalla. Vio entonces la imagen de lo que parecía ser el Universo. Todo se movía muy deprisa en el interior de la pantalla. En un momento indeterminado, el caballero no sabría decir en que parte de la realidad estaba ubicado su cuerpo, pues el viaje a través de las estrellas parecía tan real que era difícil asegurar que se encontraba delante de una pantalla. El caballero pudo ver decenas de planetas llenos de vida mientras la voz del Demonio le susurraba al oído “todo esto podría ser tuyo”. El viaje a través de la pantalla llevó a Román por un sinfín de mundos acercándose inexorablemente hacía Phoenixia, hasta la montaña del Verdugo.
    (…)
    La pantalla de la máquina recreativa que normalmente mostraba las excelencias jugables del mítico “Némesis”, un clásico de los mata-marcianos, tenía ahora a un absorto Román observando la imagen de su princesa, ajeno al encuentro que tenía Hyde con su ama de llaves. Podía ver figuras fuera de la celda, pero el caballero solo tenía ojos para Julia.

    – Dijiste que todo esto podría ser mío. ¿Puedes ofrecérmela a ella?

    – Ella forma parte del trato.

    – ¿Qué insinúas?

    – Niega tu amor por tu princesa y todo lo demás será tuyo. Serás el rey del Universo mientras vivas.

    – ¿Me estás ofreciendo todo el Universo?¿Tú tienes poder para eso?

    – Que torpes sois los mortales. Puedo ofrecerte esto y mucho más.

    – Si pero no a ella.

    – Ella es el precio que deberás pagar. Dado que tu amor es el amor más puro que se ha conocido nunca sobre esta tierra.

    Hubo una pausa en la que Román permaneció pensativo.

    – Mi amor no es tan puro. La quiero con todas mis fuerzas pero jamás podré perdonarme no haberle sido fiel.

    – Como bien acabas de decir, la quieres con todas tus fuerzas. El problema está en que nunca has estado demasiado seguro de ti mismo ni de lo que te rodeaba, de ahí que te dejes llevar por tu impulsividad. Pero ¿acabas de encontrarte no? Además, piensa que de no ser por el amor que sientes por ella jamás habrías llegado hasta aquí.

    – Si, pero yo no quiero estar aquí, yo quiero estar allí- dijo señalando a la pantalla- y eso tú no puedes ofrecérmelo. Así que jamás. Jamás aceptaré tu oscuro trato.

    – Bien- dijo el Diablo tras una pausa- espero, de corazón, que después no te arrepientas. Luego no me digas que no te lo advertí.

    – ¿Nunca has estado enamorado verdad?- preguntó el caballero.

    – ¿Nunca te has sentido poderoso?

    Román dejó caer una suave risita.

    – Te equivocas. Es el amor lo que me da poder. Y cuanto más me acerco al Castillo Negro más poderoso me siento. A cada paso que doy siento el corazón de la princesa cada vez más cerca. Siento un cosquilleo en mi interior y siento escalofríos. Cada vez que pienso en ella es como si un relámpago recorriese mi cuerpo. Y no me voy a rendir. Ni por todo el oro del mundo.

    – Muy bien- opinaba el Diablo en tono serio- ¿Nunca has oído eso de “más sabe el Diablo por viejo que por Diablo”?… No, claro que no…- Román le miró con cara de incredulidad, sin entender muy bien lo que quería decir.- De todas formas ten- prosiguió alargándole una tarjeta de un material que Román no había visto nunca- es mi tarjeta. Si cambias de opinión búscame.

    – No creo que lo…- pero no acabo la frase en el salón recreativo de los años ochenta.

  3. The “Wonder Years” alum and math guru gave birth to son Draco Verta on Tuesday, her rep tells TVGuide.com. Draco — who takes his moniker from the constellation of the same name — weighed in at 7 pounds, 2 ounces, and is the first child for McKellar, 35, and her husband, Mike Verta.
    http://us.lrd.yahoo.com/_ylt=AkjUf.HToffGVD1D0ImsBq8ICcB_/SIG=12vu955oe/**http%3A//tv.yahoo.com/blog/wonder-years-danica-mckellar-welcomes-a-baby-boy–1528/blog_entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s