A 666 metros bajo tierra…